Es el momento ideal para rituales que ayuden a la comunicación, cambios de residencia, escribir, actividades de relaciones públicas y viajes. 


Geminis y su planeta “padre” Mercurio rigen el aprendizaje, por eso este Novilunio es ideal para los estudiantes. Les acerco un ritual para aprobar un exámen:

Ritual para ayudarte a aprobar un examen

¿Cuándo realizarlo? 23, 24 ó 25/02 mientras haya luz natural (o sea mientras sea de día)

Este ritual tiene como propósito producir un estado interior óptimo para presentarse a rendir un examen y deberá ser realizado por la persona que presentará dicho exámen. Naturalmente, no funcionará en caso de no haberse estudiado la materia.

Ingredientes
2 hojas de salvia o laurel
1 llave que no tenga uso
1 cordón azul
5 velas azules (o blancas)
7 granos de café
1 tiza blanca
1 paño azul (retazo de tela) del tamaño de un pañuelo normal

Procedimiento
Usar la tiza para trazar sobre el paño una estrella de cinco puntas y colocar en cada una de ellas una vela azul. Poner en el centro los granos de café, las hojas de salvia o laurel, el cordón y la llave.
Tomar el cordón y pasarlo por el ojo de la llave; y decir en voz alta: «Deseo que esta llave guarde mis conocimientos».
Luego tomar los granos de café y las hojas de sal y decir: «Por el poder de la tierra, que mi sentido práctico me guíe». Después de eso, se dejan consumir las velas y se dejan todos los elementos que contiene al aire libre durante una noche.
El día del examen, colocar una hoja de salvia o laurel dentro de cada zapato y llevar en un bolsillo la llave y los granos de café

2 Rituales Simples de #LunaCreciente en Géminis para concretar viajes

Ritual 1: Escribir en un papel (los días 23 o 24/02) el lugar (lugares) para donde se quiere viajar y tres veces la palabra “Gracias”. Luego de despertarse y antes de dormir, leer lo que está escrito e imaginar como si ya estuviera en el viaje, con la sensación de gratitud.

Ritual 2: Limpie la maleta/valija de viajes (los días 23 o 24/02) con un paño húmedo mojado en agua mezclada con sal gruesa. Después, queme el paño. Este ritual muy breve, de origen gitano, abre el camino para un viaje al retirar las energías negativas que estén “pegadas” a la maleta, preparando las condiciones energéticas para un futuro viaje.