Las velas no sólo nos dan calidez e iluminación (física, emocional y espiritual), sino que también nos ayudan a liberar emociones.

¿Cómo lo hacés?

Encendé una vela y detallá en un papel pequeño eso que te da pesar, eso del pasado que querés liberar. Ya sea una persona, una emoción, una relación, un pensamiento, un hàbito, un patrón o un recuerdo.

Escríbilo con tanto detalle como puedas.

Cuando terminés, relajate, concentrate en tu propio bienestar, respirá profundo, y quemá el papel (con cuidado) usando la llama de la vela hasta que el papel se haya consumido por completo. Notarás que te sentís más liviana, con mochilas del pasado que están siendo liberados.

Mantra de la Lunaciòn: “Suelto mi pasado, me anclo en mi presente, aquí y ahora. Bendigo todo lo que tengo y lo que vendrà”