Beltane marca la mitad del año celta y representa el fin del alejamiento del sol y anuncia su regreso y está en oposición con Samhain, que da nacimiento al año celta y que marca el fin de la estación luminosa y el comienzo de la estación oscura.

El nombre “Beltane” deriva directamente de la palabra “Beltene” del viejo idioma irlandés, que significa “fuego brillante”, “resplandeciente”.

Beltane es una fiesta de renovación y de resurrección. Anuncia un cambio de ritmo de vida puesto que es la apertura del ciclo de actividades diurnas: se reiniciaban las cacerías, se impulsaban las conquistas y las guerras, y era el comienzo de los trabajos rurales de los agricultores y los pastores. En ese sentido es la oposición y la antítesis con la fiesta de Samhain, que marca el fin del ciclo. Beltane, como Samhain, también es un momento del año donde el “otro mundo” está particularmente próximo y al alcance de la mano. Y al igual que en Samhain, también se ofrecían en Beltane sacrificios rituales a los dioses.

Beltane es la época propicia para todos los ritos de pasaje entre los períodos frío y cálido, entre la oscuridad y la luz, entre la muerte física y simbólica y el renacimiento espiritual. De manera general, Beltane es la festividad del cambio de ritmo de vida, del ritmo invernal se pasa al estival. La fiesta simboliza ese pasaje físico y espiritual.

Beltane es la época propicia para la adivinación, los ritos de protección de casas y propiedades diversas, para la recolección de plantas, en particular las ortigas. Los saltos sobre el fuego durante los festejos estaban destinados a asegurar la prosperidad y la fertilidad.

La noche de Beltane la gente evitaba los lugares frecuentados por los duendes, las hadas y los espíritus naturales, puesto que se suponía que el velo entre el mundo sobrenatural y natural era particularmente leve.

RITUAL DE BELTANE PARA FERTILIZAR UN SUEÑO

 

 

☆¿Cuándo? 31/10 (SOLO durante el día)

☆Materiales (todos los materiales citados son importantes e irremplazables)

✓1 Vela blanca o rosa

✓Sahumerio, sahumo o palo santo

✓1 cuenco o bowl (preferentemente de vidrio).

✓Agua

✓3 Flores (las que tengas).

✓1 fruta.

✓Hierbas (las que tengas, preferentemente frescas aunque si no conseguís valen las secas también).

✓Aceite (puede ser un aceite esencial o aceite de coco o de oliva)

✓Canela en polvo.

☆¿Cómo lo hacemos?

Encendé el sahumerio (sahumo o palo santo). Meditá en ese proyecto, plan o deseo que deseas fertilizar energéticamente mediante este ritual. Visualizate disfrutando del resultado de tu anhelo.

Tomá la vela y untala con el aceite. Luego deslizala por la canela en polvo y, seguidamente, encendela.

Luego ubicá a un costado de la vela el cuenco con agua. Introducí dentro las flores y las hierbas. En el otro costado ubicá la fruta.

Seguidamente recitá la siguiente oración:

“Estoy en perfecta sintonía con la frecuencia de la fertilidad y la abundancia cósmica. Soy merecedor/a de todas las bendiciones afectivas, espirituales y materiales. Invoco al poder de los 4 elementos y entrego esta ofrenda a la Divinidad para abrir caminos de luz al bienestar, el amor y el progreso hoy y siempre. Sé que mi mayor anhelo ________ (lo expresas con detalle) cumplido está. Gracias, Padre/Madre. Así es, así será”.

Dejás que se consuma la vela. Luego sacás las flores y las hierbas y con esa agua te mojás la cabeza al bañarte. Dejá que se deslice desde tu cabeza por tu cuerpo mientras agradecés porque tu sueño ya está fertilizando.

A las flores, la fruta y a los restos de la vela los enterrás en una maceta o en un jardín.

 

JosefinaG

Witch Boss