Tauro – 1er decanato: del 20 de abril al 30 de abril Regente –
Mercurio Los nativos nacidos en este período se caracterizan por variar las actividades a las que se dedican. El regente, Mercurio, es quien les confiere esa plasticidad; pueden, incluso, llevar una “doble vida”. En lo positivo, dado que Tauro es un signo de Tierra y Mercurio se asocia al comercio, puede darse un éxito material gracias a la habilidad para aprovechar las oportunidades. Son las personas que “saben venderse” y tienen labia suficiente para convencer a los demás de lo que ellos creen. Secretamente valora más los pensamientos que los sentimientos y puede querer progresar en lo intelectual antes que lo emocional, por lo que debe lograr un cierto balance entre ambos mundos. Tauro –
2do decanato: del 1 de mayo al 10 de mayo Regente – Luna
Los taurinos de este período están influidos por la Luna, asociada a la familia, a la madre y a todo lo doméstico. Su realización pasa por la familia, por fundar un hogar y echar raíces en algún lugar de su agrado. Secretamente, pueden a veces resentir un poco esta necesidad y mostrarse más auto-suficientes e independientes de lo que en verdad son. Pero, su lado positivo, destaca un carácter estoico, muy estable y leal. Le da mucha más importancia a los sentimientos y la vida emocional en general que los del decanato anterior. La popularidad es posible si la persona ha nacido bajo este decanato; manejarse en grupos es una de las claves del éxito.
Tauro – 3er decanato: del 11 de mayo al 20 de mayo Regente –
Saturno Saturno es el planeta de la forma y al gobernar el tercer decanato de Tauro, le da al taurino fuertes convicciones, que le dan la energía necesaria para conseguir sus propósitos. Al tesón y laboriosidad característicos se le suma la capacidad de sostener el esfuerzo por más tiempo, visualizando una meta más ambiciosa y posponiendo y postergando deseos menores en pos de ese objetivo mayor. El riesgo es que los nativos de este decanato sean demasiado materialistas o piensen exclusivamente en el dinero o en los objetos que pueden acumular, pero en lo positivo, suelen adquirir sólo aquello a lo que le darán utilidad y se comprometen sólo a actividades que saben que podrán hacer. Secretamente, a veces temen actuar por miedo a equivocarse o a que la vida los lleve por terrenos demasiado distintos a los planificados.
Autor: Ezequiel Sanchez – Astrólogo