Vas a necesitar tres fósforos y algunos pétalos de rosas blancas.

Juntá primero los pétalos de rosas blancas en el centro, porque este color representa la tranquilidad y la paz, ahora colocá los palitos de fósforo de modo que se forme un triángulo y luego debes encender los mencionados fósforos.


Verás cómo se queman los pétalos y con el fuego dejarás ir a esa persona/relación/apego o patrón…Visualizá el humo (mientrás inspirás y dejás ir el aire), imaginá como parten de tu vida memorias, heridas y apegos que te dañan…Experimentá la sensación de liviandad, nada te ata…nada te pesa…Las heridas comienzan a cicatrizar. Permanecé unos minutos en meditación. Luego enterrá los restos del ritual.  

Te recomiendo hacer este rito los días 24, 25 o 26/9 mientras haya luz natural (solar).

Feliz Plenilunio de sanación y liberación!