El 5 de Julio (13° 38’) ocurre el Eclipse de Luna Llena en Capricornio que representa el Final de Temporada para un proceso iniciado en Julio 2018. Aunque este camino tiene capítulos previos cuando allá por 2008 Plutón llegó al signo de la cabra a remover lentamente estructuras de poder, luego se sumó el “dueño de casa” Saturno en Diciembre de 2017 y finalmente lo hizo Júpiter en Diciembre de 2019.

Ahora toca rendir el examen final. La cursada fue ardua, por momentos muy dolorosa. El Nodo Sur ya limpió y drenó. Exfoliar lo que se “hizo costra” en nuestra vida no es fácil, soltar la armadura, quitarnos las máscaras que ocultaban nuestra vulnerabilidad resultó un trabajo más que desafiante. Sin embargo, allá en un horizonte no tan lejano nos aguarda un nuevo ciclo más auténtico, innovador e inclusivo. La Inauguración oficial de la Era de Acuario está a la vuelta de la esquina.

Pero antes hay una etapa por concluir. El Eclipse del Domingo representa el momento de culminación y revelación a los temas/situaciones/conflictos/planes iniciados con el Eclipse de Sol del 26/12/2019 (un Eclipse de Nodo Sur) que fue la piedra que detonó el quiebre de estructuras institucionales ya caducas.

Conceptos tales como el “deber ser”, el “deber tener” y el éxito a cualquier precio fueron puestos bajo el escrutinio público durante estos últimos meses. El sistema que nos rigió durante siglos demostró ser una estructura caduca. Hoy a nivel colectivo y personal se nos exige hacer un “yoga de conciencia”, flexibilizarnos de cara a un nuevo ciclo.

Como en la Torre del Tarot, todo se siente en derrumbe. Es palpable el miedo, la sensación de abandono, la soledad y la incertidumbre. Sin embargo, hay demoliciones necesarias. Sobre cimientos tóxicos nada nuevo ni bueno puede crecer.

Júpiter y Plutón acompañan el evento en conjunción casi exacta. Por un lado, las sombras se agigantan…Por el otro existe una visión a largo plazo. Comenzamos a ver el “para qué” de este viaje y a entender que la metamorfosis, aunque dolorosa, era imprescindible.

Los apegos al pasado también se hacen presentes. Sol conjunción a Mercurio Retro en Cáncer nos lleva de viaje a una época de seguridad, donde nos sentíamos emocionalmente contenidos. La nostalgia nos invade y la sensibilidad se siente, por momentos, abrumadora.

Y ante la restricción material/emocional saturnina (Saturno es el regente de la lunación) nuestro niñx interior heridx y asustadx se manifiesta con palabras que salen como cuchillos (Mercurio cuadratura Marte en Aries). Cuidá de tu ser parlante durante los próximos días.

Nos encontramos en un cruce de caminos…Aparece Morfeo (Matrix) y nos ofrece dos pastillas…Vos cuál elegís…¿Seguir dormidx, anestesiadx y aferradx a un pasado en ruinas o despertar y ser un genuinx constructor/a de una nueva realidad más auténtica y consciente?

JosefinaG