¿Qué necesitás?

Una vela blanca

Un cuenco/bowl de agua

Un cuenco/bowl de sal

Hierbas secas (como la salvia, el romero o el laurel. Si no conseguís hierbas podés quemar cáscaras de ajo, de naranja y añadir canela)

1 carboncillos y un recipiente donde las hierbas pueden ser quemadas

Procedimiento:

Colocá en tu espacio sagrado todos los materiales, y encendé la vela, a continuación recitá lo siguiente:

“Hago un llamado a los Elementos para que hagan acto de presencia y me purifiquen de toda negatividad.”

Mové la mano rápidamente sobre la llama de la vela y decí “A través del fuego y con la mejor intención, libero toda acción negativa en mi interior.”

Ahora frotá la sal en tus manos y recita: “A través de la tierra libero los escollos y obstáculos en mi camino”.

Seguidamente colocá las hierbas en el recipiente y encendelas. Agitá el humo delante tuyo, aspirá su perfume mientras se queman y repití lo siguiente: “Con el elemento aire aclaro todos los pensamientos imprudentes”

Sumergí tus manos en el agua y decí: “A través de agua soy purificad@, limpiad@ y puest@ en libertad en todas las formas, ahora reconozco mi confianza y la fe en mi propia claridad.”

Tomate un tiempo para relajarte, meditar y sentirte más liger@ energeticamente.

 

Dejá que la vela se consuma. A los restos los podes enterrar en una maceta o en tu jardín.

¿Cuàndo realizarlo? Los días 27/28 de Febrero o 1° de Marzo . Preferentemente durante el dìa.